domingo, 23 de abril de 2017

Dibujos y palabras






DIBUJOS Y PALABRAS


Dicen  que si no sabes cómo decirlo, debes pintarlo.
Y si no sabes pintar, debes esbozarlo.

Si ni aun así es posible, entonces... 
callar es lo más oportuno.

Deberíamos callar más a menudo.

Uol 

23 de abril: Día del Libro. A todos los libros que nunca se publicaron porque tenían palabras que hubo que callar.






Vídeo: Dibujos y palabras by Uol Free







lunes, 17 de abril de 2017

Huye, Amor



INJURIA EL POETA AL AMOR

Amor, con  flores ligas nuestros brazos;
los míos te ofrecí lleno de penas,
me echaste tus guirnaldas más amenas,
secáronse las flores, vi los lazos,
              y vi que eran cadenas.
Nos guías por la senda placentera
al templo del placer ciego y propicio;
yo te seguí, mas viendo el artificio,
el peligro y tropel de tu carrera,
             vi que era un precipicio.
Con dulce  copa, al parecer sagrada,
al hombre brindas, de artificio lleno;
bebí; quemóse con su ardor mi seno;
con sed insana la dejé apurada
            y vi que era veneno.
Tu mar ofrece, con fingida calma,
bonanza sin escollo ni contagio;
yo me embarqué con tal falaz presagio,
vi cada rumbo que se ofrece al alma,
          y vi que era un naufragio.
El carro de tu madre, ingrata diosa,
vi que tiraban aves inocentes;
besáronlas mis labios imprudentes,
el pecho me rasgó la más hermosa
        y vi que eran serpientes.
Huye, Amor, de mi pecho ya sereno,
tus alas mueve a climas diferentes,
lleva a los corazones imprudentes
cadenas, precipicios y veneno,
naufragios y  serpientes.

José de Cadalso.

miércoles, 5 de abril de 2017

La pregunta LIV





―¡Vaya! ¿Por qué? 
―Necesitaba que alguien me volviese a mirar  con admiración y deseo.

Uol

lunes, 27 de marzo de 2017

Origen y epílogo


Epílogo

Volver al mismo origen en que los recuerdos no existen
más que como ecos de un pasado aún presente,
y ahondan la creencia en la inutilidad de la memoria.

Volver como si volviera hasta las fuentes del tiempo,
al delirio, al paroxismo del instante del nacer
con la conciencia heredara de que nunca hubo
sino el perturbado despertar de cada mañana.

Inútilmente habré esperado que el insomnio atemperara
el frenético discurrir de las imágenes vacuas, de otro tiempo,
en el silencio inmóvil, vesánico, de las horas perdidas.

Acaso el fluir de la conciencia se fijara un instante en el cielo claro, 
o reparara sobre la fútil presencia de efímeras nubes 
cruzando sobre la hierba ardida, rala, desbrozada por los pasos erráticos 
desde los días patéticos y trágicos de la infancia. 

Cabría pensar en ella como un lugar inadvertido tanto tiempo, 
como refugio seguro para apaciguar la sensación de pérdida y olvido
de lo que no tiene retorno. 

José Antonio Rodríguez Medeiros: Origen. (Premio Gabriel Celaya de Poesía 1994)




Música: Your Feeling Shoulders, by Ray Lynch.

martes, 21 de marzo de 2017

Ya no



Penélope

En otra época te hubiera esperado,
haciendo y deshaciendo esta madeja
interminable de horas y deshoras,
fabulando otra vida en que la vida
pudiera detenerse muchos años
haciéndome la loca, pero amor,
estamos en el siglo XXI,
son las cuatro y de nuevo tú no vienes.
Ya es hora de acallar a las sirenas
que con su canto airean tus prodigios,
y que se acabe de una vez el cuento,
y vaya rematando tu sudario.

Alfonso Brezmes: La noche tatuada. Editorial Renacimiento (2013)

21 de marzo: Día Mundial de la Poesía.

lunes, 13 de marzo de 2017

Privilegio y condena


Privilegio y condena
 
Privilegio y condena
es esta condición de ser tú mismo.
Esta piel, estos huesos
y este gesto, esta voz, esta costumbre
son la alambrada que tu vida encierra,
el muro levantado de una cárcel
que únicamente a este recluso guarda.

Huir de esta prisión es imposible.
Acepta tu condena.
Y haz honor a tan alto privilegio.

Enrique Baltanás: Las propiedades del aire. Editorial Pre-textos (2015)

viernes, 3 de marzo de 2017

Cigarrón




Llegó primero el sonido, no la luz.

Chocas, cencerros, sonidos ancestrales, el sonido del campo, de los animales mansos que, domesticados, están al servicio del humano, tan sujeto al yugo como la propia bestia. 

Llegó el sonido limpio y claro. Y trajo consigo el recuerdo de mañanas de aire limpio y cortante allá en el campo; aire frío en la cara, colorada y helada; en las manos ateridas e inflamadas. 


Y después surgieron tras el recodo los colores, blancos, rojos, azules. Y al sonido se sumó el baile, caderas, cinturas, brazos repiqueteando. 




El cigarrón mira con sardónica sonrisa, porque sabe.
 
Uno, por contra, nada sabe, pero aspira a conocerlo todo. Incluso lo inefable. Incluso el misterio de la enigmática sonrisa, de la impenetrable máscara.

Uol Free 






Cigarrón:
Personaje del Carnaval gallego propio de Verín (Ourense), y  semejante al Peliqueiro de Laza (Ourense), que se caracteriza por llevar un traje artesanal, muy vistoso y elaborado, del cual destaca la careta que se prolonga en la parte superior en una mitra de lata adornada con símbolos animales o astrales y cerrada en la parte posterior con una piel, generalmente de gato o de conejo (hoy en día de piel sintética); también llamativas son las seis grandes chocas o cencerros que le cuelgan del cinturón, sobre una faja enrollada.